Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Jueves, 13 de Diciembre de 2018

Crónicas Regionales

Pueblo Muñoz, un oasis de paz

Delcia Karamoschon

Unos pocos centenares de habitantes apuestan a un estilo de vida tranquilo y atrayente. Un lugar seguro que no registra índices de desocupación ni de indigencia

(Pueblo Muñoz - 11/07/2007) Esta pequeña localidad está ubicada sobre la ruta provincial 14, a sólo 35 kilómetros al suroeste de Rosario. Pertenece al departamento homónimo y tiene 560 habitantes distribuidos en sus apenas 20 manzanas. En los años 90, su población disminuyó pero el nuevo siglo trajo cambios y el poblado comenzó a atraer a nuevos residentes.

   La clave de este resurgimiento de la población reside en la cercanía con Rosario. Muchas familias decidieron adoptarla como lugar de descanso o de residencia permanente. Una vida tranquila, rodeada de verde y seguridad, es otra virtud a la hora de elegirla como destino para mejorar la calidad de vida y cada domingo, la plaza de Pueblo Muñoz se colma de rosarinos que, mientras sus hijos andan en bicicleta, ellos toman mate en sus reposeras. Muchos quedan tan maravillados que regresan en busca de algún terreno, aseguran orgullosos sus habitantes.

   La comunidad colabora para mantener la seguridad. Una postal que refleja la tranquilidad que en tal sentido reina en las calles son las numerosas bicicletas estacionadas en las veredas sin apelar a candados y el transporte interurbano está garantizado por una línea que une Rosario con Bigand y pasa cada dos horas y por varios servicios de remís.



Economía. En Pueblo Muñoz no hay desocupación. Ultimamemte la demanda de mano de obra superó a la oferta. Las autoridades afirman que los jóvenes tienen trabajo asegurado y que muchas empresas debieron buscar personal en otras localidades. La economía se basa mayormente en la producción agropecuaria y el resto se concentra en dos fábricas de muebles, otras empresas familiares, el ferrocarril y varios comercios y entidades de servicios. En el plano financiero, Pueblo Muñoz cuenta con una mutual, integrada por los dos clubes del pueblo, que se ocupa de realizar enlaces con entidades bancarias de la cercana Alvarez y brindar otros servicios.

   En el pueblo no hay indigentes y todos tienen la posibilidad de acceder a la vivienda propia; sólo necesitan contar con el terreno y la Comuna se encarga de la construcción por medio de planes habitacionales y las vistosas viviendas tienen la particularidad de ser diseñadas según el gusto del propietario. El costo de un lote de 15 por 20 metros promedia los 10 mil pesos. En el sector del casco urbano se están rematando los pocos que quedan y próximamente se habilitará un nuevo sector de ocho manzanas ubicado del otro lado de la ruta 14.



Historia. La localidad fue fundada en 1922 por Camila Pedemonte de Muñoz y su trazado se aprobó el 18 de septiembre del año siguiente. El ferrocarril que une Rosario con Bahía Blanca y su histórica estación Bernard ya funcionaban desde el 15 de diciembre de 1910, y a su alrededor comenzó a formarse un pequeño caserío que luego dio paso a la comuna, creada el 4 de diciembre de 1925. El distrito Pueblo Muñoz tiene una superficie de 62 kilómetros cuadrados y la patrona del pueblo es Nuestra Señora del Luján, festividad que se celebra el 12 de octubre. Ya no hay rastros del cruento tornado que arrasó el pueblo en el 2003; los grandes daños ya fueron subsanados, pero todos recuerdan que el fenómeno destruyó viviendas, las fábricas de muebles así como grandes galpones y algunos silos.

   El presidente comunal, el socialista Alberto Gunegondi lleva 22 años al frente del gobierno y va por dos años más ya que su lista fue la única que se presentó en las recientes elecciones. Nacido y criado en Pueblo Muñoz, Gunegondi afirmó a La Capital que “casi un 10 % de la población se constituye con residentes llegados en los últimos 10 años.

Hace 25 años no había pavimento, luces, ni veredas y en las calles sólo existían paraísos viejos donde se ataban los caballos y mulas y fue entonces cuando empezó el

crecimiento”.

   La comuna, que hoy brinda servicio de agua potable, pavimentó y consolidó las calles e integra el consorcio público de la ruta 14, lo que constituye otra fuente de trabajo. “Nos falta la obra de gas, pero estamos trabajando junto con otras localidades para traer el gasoducto”, indicó el presidente comunal, quien señaló además que, en octubre, se habilitará un geriátrico ambulatorio y que el año próximo el pueblo tendrá un cementerio jardín propio. En materia de salud, Pueblo Muñoz cuenta con un Samco que ofrece atención clínica general y varias especialidades.



Cultura y recreación. Dos clubes concentran las actividades recreativas; Atlético Puerto Belgrano, que tiene, en el antiguo predio ferroviario, una cancha de fútbol profesional iluminada y con vestuarios, en un espacio público que además cuenta con parrilleros y una gran arboleda. La sede social cuenta con un gimnasio cubierto con cancha de fútbol 5 que se utiliza como salón de fiestas y, a la hora del esparcimiento, el salón social del club es el centro de reunión de jóvenes y adultos.

   La otra entidad deportiva es Atlético Muñoz, que participa en una liga de bochas y posee pista de patín y salón de fiestas y el pueblo cuenta ademas con el Centro de Jubilados y Pensionados y su salón de usos múltiples.

   La educación elemental está garantizada por la escuela Nº 151 “Domingo F. Sarmiento”, a la que asisten asisten 60 alumnos, mientras que para cursar el secundario los jóvenes se trasladan hasta Alvarez, a 14 kilómetros. También, en verano, funciona una escuela de natación comunal con 40 chicos que son trasladados al club Atlético Unión de Alvarez. En el ámbito cultural, se destaca un conjunto de folclore de trayectoria regional y además funcionan dos sistemas de cable e internet inalámbrica.



Vivencias. Hace 56 años, Amelino Pappalardo inició su empresa de reparto de golosinas que en la actualidad continúa su hijo Ariel. “Dis tribuimos por 32 pueblos de la región y tenemos 10 empleados, dos de ellos son de afuera porque acá no siempre se consigue gente”.

   El joven empresario recordó los comienzos de una sacrificada historia: “Mi padre comenzó el reparto con un viejo camión Dodge Guerrero, rezago de la Segunda Guerra Mundial, y cuando había mal tiempo en la zona se tenía que quedar en otras localidades porque los caminos se volvían intransitables”, relata.

   “Muchos viajantes se sorprende porque todos trabajamos con las puertas abiertas, pero así es la vida acá, mi hija tiene siete años y va sola a la escuela o a jugar a la plaza .Si bien faltan comodidades son más las cosas buenas que las malas”, remarca Diego cuya familia lleva cinco generaciones en el pueblo

Fuente: La Capital

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257