Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Jueves, 13 de Diciembre de 2018

Entrevista a Rubén Marín: “Tuvimos resistencias para integrarnos a la Patagonia”

El senador Rubén Marín es un destacado dirigente del Partido Justicialista con una importante trayectoria en la función pública. Fue vicegobernador de La Pampa entre 1973 y 1976; gobernador de esa provincia entre 1983 y 1987; diputado nacional entre 1987 y 1989, senador nacional entre 1989 y 1991, nuevamente gobernador en los períodos 1991-1995, 1995-1999 y 1999-2003. Fue también Convencional nacional Constituyente en 1994 y actualmente senador. Su nombre suena fuerte para ser otra vez candidato a gobernador el año próximo, dado que el actual mandatario carlos Verna ya anunció que no irá por la reelección.

(Santa Rosa - 06/11/2006)
Marín fue quien, luego del advenimiento de la democracia en diciembre de 1983, más se obstinó para que -primero- se incluyera a La Pampa en la región de la Patagonia, y luego, en todos los ámbitos de su provincia se tomara conciencia de ello y se obrara en consecuencia. Continuó así el camino iniciado por el doctor Ismael Amit en los años 1964 y 1965, cuando delegaciones oficiales pampeanas participaron de la Primera y Segunda Reunión de Gobernadores del Sur, que tenía como objetivo conformar un bloque regional del sur del país. Todo ese esfuerzo y su empeño puesto de manifiesto en lograr la inserción de La Pampa en la Patagonia fructificaron, primero con la ley 23.272 del año 1985, y -más cerca en el tiempo- hace poco más de diez años atrás, cuando hacia fines del mes de junio de 1996, en el teatro Español de Santa Rosa los seis gobernadores de la región y el presidente de la Nación, estamparon su firma en el Tratado Fundacional de la Región de la Patagonia, creada en el marco del artículo 124 de la C.N. Era la primera región argentina constituída de acuerdo a la norma constitucional.

-¿Cómo observa usted el camino recorrido desde la inserción de La Pampa en la región patagónica?
-A los pampeanos nos une a nuestros hermanos patagónicos una realidad geográfica común, una realidad poblacional similar, una parecida cultura poblacional y la preocupación, compartida de que la mitad del país, de La Pampa a Tierra del Fuego, tiene sólo un millón doscientos mil habitantes. Es una región todavía a poblarse. En el caso de La Pampa, con 310.000 habitantes en 144.000 kilómetros cuadrados, necesita sin duda una política no sólo provincial sino nacional. Y lo mismo ocurre con Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego. Tal vez la excepción sea Neuquén por la gran concentración que tiene en su capital, pero en el resto de las provincias la despoblación es el elemento común. Además hay una cultura, diría, social muy similar. Todo eso nos llevó a realizar el esfuerzo por integrarnos en la región del sur del país, con antecedentes en tal sentido que venían de tiempo atrás. Finalmente se consolidó, se reconoció nuestro esfuerzo por la integración de La Pampa en la Patagonia; esfuerzo, que comenzó desde los gobiernos del doctor Ismael Amit en la década del ’60. Nosotros creemos que existen dos subregiones dentro de la Patagonia: la Austral, con Tierra del Fuego, Chubut y Santa Cruz y la del Norte, la vieja subregión del Comahue, que abarca las restantes provincias. Desde el punto de vista económico es más lo que hemos aportado que lo que hemos recibido como beneficio por pertenecer a la región patagónica. La Subsecretaría de Turismo de nuestra provincia desde hace muchos años integra el Ente Patagónico de Turismo, planificando, acordando y ejecutando planes conjuntos con las otras provincias acerca de la actividad. Nuestras rutas, muchas de ellas provinciales, que cuesta mucho mantenerlas, encauzan el tránsito hacia el sur, que es muy intenso, en especial en la época de vacaciones. Pero, bueno, nosotros no hemos realizado ese esfuerzo para ver si podíamos sacar algún beneficio económico sino porque nos correspondía. Siempre hubo allí divergencias razonables, no de parte nuestra que queríamos que se nos incluyera con la denominación que fuera, sino por parte de las propias provincias que integraban la región para hacer una diferenciación de las tres provincias más australes con respecto a las demás. Bueno, fue un esfuerzo que se concretó porque más allá que existía la Ley Nacional N° 23.272 pasa como con toda la legislación, si no hay voluntad política de ejecutar lo normado, puede estar en la ley, pero no se concreta. Creo que lo que aceleró el proceso fue la reforma constitucional de 1994 que faculta a las provincias a conformar regiones, y la reunión de gobernadores de fines de junio de 1996 en donde todas las provincias del sur del país firman el Tratado Fundacional de la Región Patagónica con la inclusión de La Pampa, claro está. Todo eso me parece que consolidó y permitió con el tiempo, una situación que desembocó hace pocos días atrás en una decisión del gobierno nacional de pagarle a nuestros jubilados y pensionados nacionales un plus por zona patagónica del 20% más en sus haberes. En virtud de eso se tomaron las medidas adecuadas, y lo comenzaron a cobrar a partir del 1° de septiembre, en cuatro cuotas retroactivas a noviembre de 2004. En lo que hace a La Pampa, en estos últimos años ha comenzado a tener un tenue crecimiento en el turismo: por el turismo de estancia, por la caza y la afluencia de turistas extranjeros a los cotos de la provincia. Lo que no tenemos nosotros son las atracciones turísticas como tienen las provincias de más al sur: Bariloche, San Martín de los Andes, Ushuaia, Puerto Madryn... en fin, ellos tienen turismo, diría, de enero a diciembre. La eclosión en nuestra provincia es en el tiempo de caza, así es esto; es un turismo importante desde el punto de vista del poder adquisitivo y es lo que la provincia puede ofrecer a un turismo de estas características.
-¿Cree entonces que no se avanzó sustancialmente para concretar lo que las leyes ordenan, ya que el órgano de conducción que es el Consejo de Gobernadores vio dificultada, por distintas cuestiones, su accionar?
-Quienes más hicieron, los que tuvieron mayor participación para consolidar la región fueron los integrantes del Parlamento Patagónico. Los gobernadores a veces por intereses personales, políticos, por ego, o por otros factores creo que no hicimos todo lo que los diputados del Parlamento Patagónico hicieron . En todo esto, cuando se dan estas situaciones, se deben estrechar las relaciones personales que luego permiten actuar con confianza y saber que detrás de cada actitud realmente está la honestidad para crear lo mejor para todos y no el egoísmo de querer sacar una ventaja para cada una de las provincias. Creo que el Parlamento Patagónico ha llevado adelante el tema y a través de la presión sobre los ejecutivos provinciales, ha permitido reuniones como la que se hizo en Santa Rosa en el ’96, después tuvimos otra en Río Negro, tuvimos también otra en Neuquén; en esos años ya se venían los tiempos políticos y electorales. En fin, realmente creo que se caminó algo, pero no lo bastante. Claro que el último tiempo fue tan difícil: el 2000, 2001, 2002. Realmente fue una crisis en donde uno no se podía ni mover, lo único era estar atento a lo que ocurría todos los días en la provincia.
Es decir creo que así como está el Parlamento Patagónico, el Poder Ejecutivo de cada uno de los gobiernos de provincia, debería nombrar algún ministro que integre el Parlamento para así poder llevar las inquietudes del Poder Ejecutivo. Me parece que sería una forma de avanzar y seguir consolidándolo. Una región que si se analiza, es la más despoblada y tal vez la más rica. No sé si La Pampa, pero hablamos de Río Negro, Neuquén, Chubut, de Santa Cruz; es decir, la explotación de gas, petróleo, pesca, turismo, es importante. Creo que si se consolidara eso, hasta podríamos hacer un negocio regional para proveernos de alimentos y producción primaria.
Nos costó tanto tiempo a La Pampa incorporarnos a la región, por eso soy un agradecido a una actitud que tomó Sobisch en su momento y el gobierno de Neuquén, cuando dejó ingresar nuestra carne para vender: si nosotros tenemos carne que exportamos ¿cómo no podemos vendérsela a quienes están pasando el río Colorado? Ese es uno de los exabruptos que uno tiene que soportar y que son incomprensibles racionalmente a excepción que uno analice y concluya que es un negocio para dos o tres. Cómo puede ser que no se pueda pasar la carne al otro lado del río Colorado pero si se pueda pasar el océano para llevarla a Europa Occidental. Así que ese sería un elemento donde, desde aquí, desde La Pampa a Tierra del Fuego, mucha producción primaria en carnes, cereales, ellos no tienen; nosotros tampoco tenemos mucho de lo que ellos producen, particularmente frutas, hortalizas que consumimos en cifras importantes.
-¿Le parece entonces que desde La Pampa se puede seguir aportando, generando hechos que consoliden esta acción regional?
-Creo que hoy sí y voy a explicar porqué. A nosotros nos llevó 4 ó 5 años para que no nos tomaran como un agregado. Ingresar a la Patagonia tenía la resistencia de las provincias, con excepción de algunas que colaboraron para que pudiéramos ingresar, como Santa Cruz allá por 1983 – 1987. En un momento tuvimos la oposición acérrima de Río Negro, no así cuando estuvo Pablo Verani de gobernador, quien bregó por la incorporación de La Pampa a la región. Neuquén, que había tenido una actitud de posibilitar nuestro ingreso en los años 60, cuando estaba el doctor Amit como gobernador de nuestra provincia, después en el transcurso del tiempo no le agradaba que ingresáramos. Así que todo esto llevó a un trabajo que, ahí sí, lo hice personalmente. Fui a Neuquén a hablar con Sapag, hablé con Verani en Río Negro; con Kirchner cuando era gobernador de Santa Cruz y toda esta tarea hizo eclosión cuando se concretó la reunión de gobernadores aquí en Santa Rosa. Todo eso si fue un esfuerzo. ¿Por qué? Porque ellos creen que históricamente la zona sur nace ha partir del río Colorado hasta Tierra del Fuego. A nosotros nos ven más como integrando, por nuestra zona limítrofe con provincia de Buenos Aires, la pampa húmeda; por ahí, nos consideran que somos -¡qué se yo!- Chacabuco, Junín. Pero uno tiene acá más de la mitad de la provincia con una geografía similar a la de las provincias patagónicas. Todo esto es esfuerzo, por eso considero que hoy sea más fácil avanzar porque no existen tantos resabios en las reuniones y desconfianzas, que las hubo y muchas.
Además como decíamos, la situación nacional ha ido mejorando...
Claro, el presidente es de una provincia del sur, conoce con exactitud cuáles son los problemas que tenemos, particularmente yo creo que es la despoblación; tema que, a mi criterio, no sólo es preocupante para La Pampa, sino para la región y para el país todo. Nuestra pequeña y mediana empresa no puede funcionar si no tiene un mercado interno consolidado y ello significan 100 millones de habitantes en nuestro país. Esto en mi óptica simple de economía, no soy ningún experto, pero las Pymes tienen objetivos de crecimiento si tienen mercado interno. Si de acá a Tierra del Fuego hay un millón doscientos mil habitantes, en la mitad de la geografía del país, ¡no hay gente! Además creo que esto le pasa a la Argentina: no somos ni siquiera un mercado interesante para el comercio internacional.
Quizás en un futuro inmediato, habrá que pensar en la concreción de un proyecto de país en donde la cuestión del poblamiento de nuestro territorio patagónico y nacional constituya una cuestión prioritaria porque está atado directamente a la soberanía nacional...
-Tiene que ver con el desarrollo nacional y, en fin, si no se ocupa el territorio otro lo va a ocupar.
-Exactamente. Nosotros somos un país con Pymes, no tenemos en la Argentina grandes empresas, más allá de alguna filial. Y es imprescindible que para que las Pymes tengan su propio desarrollo económico que exista el mercado interno, con la población y el poder adquisitivo consecuente. Esto será, creo, preocupación del gobierno de las provincias más pobladas y también será preocupación del gobierno nacional para lograr un país integrado. A veces pensando sobre nuestra guerra de Malvinas, más allá de la inoportunidad y del desastre que hicieron los miembros de la dictadura militar de entonces, qué hubiera pasado si hubiésemos tenido una ocupación por parte de los ingleses de parte del territorio nacional como tenían pensado hacer, a partir de Chubut o de Santa Cruz. Quisiera saber que nos hubiese pasado, estaríamos ahora dando vueltas para ver cómo recuperábamos ese territorio.
-Otro problema prioritario de la Patagonia, sin dudas, son las comunicaciones...
-El otro día en el Senado hubo una reunión con el Parlamento Patagónico, con senadores y diputados nacionales, para ver qué posibilidad hay de establecer una línea aérea que nos permita comunicarnos entre nosotros. Si uno tiene que ir hoy a Tierra del Fuego, hay que ir a Buenos Aires y de allí a Tierra del Fuego: es casi irrisorio. Por eso digo que el Parlamento Patagónico es un instrumento que ha trabajado bien también en este tema. Nosotros lo tomamos con un poco de precaución, porque quieren hacer un asiento de una línea aérea para distribuir. Claro, nosotros no somos destinatarios directos del turismo regional, ya que el turismo de caza mayor nos viene de afuera. Las líneas aéreas hoy no cubren el territorio, tanto en el sur como en el norte, y están en crisis por una cuestión de negocio, entonces allí vamos al planteo de nuestra carencia poblacional de que hablábamos. Si este fuera un mercado importante, ¿no habría líneas privadas que lo estuvieran cubriendo? Hay que hacerlo con las líneas del Estado como estaba L.A.D.E. en su momento; o ahora, con este intento importante del Parlamento Patagónico de generar líneas provinciales. Hace poco Chubut y Santa Cruz hablaban de concretarlas, incuso de adquirir aviones. Bueno, nosotros planteamos que esto sólo puede caminar con subsidios de los Estados provinciales y del Estado nacional. Que si al Senado nos hacían tomar parte, por lo menos comenzaran por ver cómo obtenían de los Estados provinciales un pequeño aporte, porque si le vamos a pedir al gobierno nacional nos va a decir: “bueno, y ustedes qué ponen” Y hoy realmente no sé las condiciones económicas de las provincias, pero nosotros subsidiamos tantos años a las líneas aéreas, cuando venían a General Pico y a Santa Rosa, porque sino se levantaba el servicio porque no había pasajeros. Lo veo ahora, uno toma el avión para Buenos Aires y primero va a Viedma y de allí a Buenos Aires y no viaja más que la mitad del pasaje. Por eso es importante la reunión del otro día, espero que continúe el tratamiento de este tema que hace a la vinculación y a la relación entre las provincias del sur y del norte.
-En este marco, ¿cómo es la relación con el Ejecutivo nacional?
-Con el presidente tenemos una relación de amistad de hace tiempo. No tengo una relación cotidiana ni semanal, lo he visto dos o tres veces pero el trato es como siempre cordial. Estoy esperando ahora que me confirme su venida para el centenario de Trenel, espero que venga. Con los colegas siempre tuve buena relación, aunque a veces hubiese divergencias políticas.

Fuente: APP

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257