Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Martes, 21 de Septiembre de 2021

La venganza de los intendentes contra La Cámpora en shock

Por Fernando Gonzalez

Los Barones del PJ y el kirchnerismo se culpan por el voto bronca contra el peronismo en el Conurbano.

(Buenos Aires. - 14/09/2021) Los intendentes no le perdonan a Máximo Kirchner que los postergó en el armado de listas electorales.

Era uno de los pocos lugares donde el peronismo celebraba. El domingo por la noche un par de miles de personas bailaba al compás de la cumbia frente a la Municipalidad de La Matanza. El intendente Fernando Espinoza y la vicegobernadora Verónica Magario intentaban meterle algo de épica al modesto triunfo de Victoria Tolosa Paz en el distrito, uno de los pocos en los que el oficialismo logró resistir. Pero la noticia de la inesperada derrota del Frente de Todos corría sin freno por el territorio bonaerense. Y avanzaba para impactar en todo el país.

Los intendentes peronistas del Conurbano, muchos de ellos herederos de los Barones que manejaban la Provincia en tiempos de Eduardo Duhalde, están furiosos con La Cámpora, la organización que conduce Máximo Kirchner y hace tiempo que ha dejado de ser juvenil. Le echan la culpa de la derrota. Los acusan de haberlos dejado afuera del reparto del poder para competirles en el territorio. Y aseguran que estas son las consecuencias.

La venganza, diría Alejandro Dolina, ha sido terrible. Los Barones no movilizaron la estructura electoral en las PASO como lo hacen siempre. “No pusieron toda la carne en el asador”, reconoce un dirigente peronista del sur del Gran Buenos Aires.

Se refiere a la maquinaria electoral que incluye la organización del comicio, la fiscalización en zonas hostiles y hasta la búsqueda personal de los votantes remolones para cumplir con el deber ciudadano. El resultado fue una elección con guarismos muy por debajo de los acostumbrados en el territorio cuya enorme extensión destacó Cristina en el cierre de campaña y que ellos han gobernado en 30 de los últimos 38 años.

La confrontación entre los intendentes peronistas y la orga kirchnerista lleva dos años intensos, desde que Axel Kicillof es gobernador. Los Barones no le perdonan a Máximo que los postergó en el armado de las listas electorales, que jamás movió un dedo para reponer la (indispensable, para ellos) ley de reelección indefinida y ahora responsabilizan al kirchnerismo por el desastre electoral en las PASO.

Especializada en la conquista de espacios de poder, La Cámpora viene socavando las bases sobre la que los intendentes construyen largos períodos de gobierno que se repiten por décadas. Ubican concejales estratégicamente en los municipios y los jerarquizan con fondos estatales hasta que el jefe municipal de turno empieza a sentir el aliento en la nuca. “Más que Barones, los intendentes de este tiempo son Baroncitos”, les responden en forma despectiva.

El gran volcán de la batalla entre camporistas e intendentes peronistas estalló con fuerza el año pasado, cuando Fernando Gray, el jefe municipal de Esteban Echeverría, resistió el intento de Máximo Kirchner de convertirse en presidente del Partido Justicialista Bonaerense y llevó la disputa hasta la Justicia. Gray aguantó en soledad la carga kirchnerista ya que el resto de los Barones prefirieron mirar hacia otro lado. Con el resultado adverso del domingo, algunos intendentes creen que ha llegado la hora de revisar la situación.

Aprovechan que tres camporistas de lustre cayeron bajo la ola opositora en las PASO. La dupla Diego Santilli-Facundo Manes superó a Tolosa Paz en Quilmes, donde manda Mayra Mendoza; en Mercedes, donde gobierna Juan Ignacio Ustarroz (hermano de crianza del ministro del Interior, Eduardo de Pedro) y en Pehuajó, donde el intendente es el ultrakirchnerista Pablo Zurro.

“La Cámpora está en shock porque en varios de los distritos que manejan perdieron una cantidad estrepitosa de votos”, ataca uno de los intendentes de la zona norte del Conurbano, después de chequear los datos oficiales en los municipios del Gran Buenos Aires. En realidad, la responsabilidad parece ser compartida. Los dirigentes bonaerenses que no perdieron lograron victorias pírricas, con mucho menos porcentaje de votos que los de elecciones anteriores. La catástrofe no distinguió demasiado entre camporistas y Barones.

La gran preocupación es el retroceso del voto peronista. “El voto bronca fue contra el peronismo”, explica una intendenta que intenta hacer equilibrio entre los bandos en pugna. Cree que en el 10% de bonaerenses que no fueron a votar o impugnaron sus votos, hay un 6 o un 7% de sufragios que suelen ir al peronismo y mostraron su disconformidad apelando al voto negativo. A esos votantes creen que deberán ir a buscar para el 14 de noviembre.

Son varios los intendentes que pronostican una logística más agresiva para las elecciones generales. “Vamos a llenar el Conurbano de micros”, dice uno de ellos, dando a entender que irán en busca de esos votantes bajo protesta casi casa por casa. Es porque consideran que el “voto útil” que pueda haber optado por José Luis Espert o Florencio Randazzo tiene más chances de engrosar los buenos números que Juntos ya consiguió en las PASO.

Cuando se les pregunta a los intendentes la verdadera razón del tsunami de votos opositores en la Provincia, mencionan dos razones excluyentes. “La foto de Alberto y Fabiola en Olivos nos hizo un desastre”, reconocen casi todos. Pero también señalan el factor económico. El quiebre de las Pymes y los comercios por el aislamiento extremo en el Gran Buenos Aires influyó directamente sobre los ingresos de empleados y monotributistas.

Lejos de la batalla que envuelve al peronismo en la Provincia, Gustavo Posse celebró el domingo que Santilli obtuvo en San Isidro el porcentaje mas alto en el Conurbano. Pero el dato más llamativo con el que se encontró en los últimos días de campaña fue la decepción generalizada de los votantes del Gobierno. Se quejaban de las fiestas en Olivos y del Vacunatorio VIP, pero el mayor reclamo pasaba por el bolsillo. “Con lo que gano compro la mitad que el año pasado”, fue la frase mas escuchada. Tal vez, haya que buscar allí la explicación mas contundente del fenómeno que se esconde detrás de los votos que el domingo se le escaparon al peronismo

Fuente: Clarín

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257